Enganches de lana



Situación sentimental:

Un día cualquiera te pones ese jersey de lana que tanto te gusta y que tan bien te sienta, caminas orgullosa,  con el pecho henchido y sintiéndote bien.

Es de esos días en los que te atreves a alzar la mirada, a observar a la gente, a sonreír a los viandantes y de repente, te enganchas, no sabes muy bien a qué, no sabes si es un clavo, un saliente pero tu jersey, tu preciado jersey, se  ha quedado enredado a ese clavo y tú, por inercia, tiras sin éxito, y vuelves a tirar convencida que si fuerzas un poco saldrás de ahí pero no,  aún así  te aferras al dicho de "a la tercera va la vencida" y vuelves a tirar  pero sigues atascada.

Y tiras de nuevo, con más fuerza, con más ímpetu y tiras y tiras y tiras una y otra vez hasta  que de pronto tu jersey comienza a deshacerse.

El enganche que empezó siendo eso; un mero enganche, ahora es un agujero de grandes dimensiones que poco a poco va devorando tu prenda favorita.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Las Aparicio...

Parejas de Serie...

El matadragones que tenía el corazón pesaroso...