Te miro y te extaño

Te miro y te extraño.
El dolor nos venció
y la indiferencia ganó nuestra guerra.

Batallas lloradas,
fracasos ahogados,
y tú y yo luchando por la vida.

Fuimos valientes,
jugamos con garras y dientes,
y acabamos heridas y perdidas.

Olvidamos nuestras ganas, las historias de miedos.
los viernes de hierbas y las noches de lluvia.
Cedimos nuestra alma para alcanzar la calma,
y el tiempo borró nuestras huellas.

Seguimos rotas,
con trazos de nuestros cuerpos en nuestra piel,
con miradas clavadas, con sangre entre las uñas,
con un llanto que no cubre,
y con un nudo que aprieta demasiado.

Te miro y te extraño
porque no te reconozco,
porque no me reconozco.

La distancia se volvió enemiga,
el amor en un arma de doble filo,
y nosotras en un lastre.

Soltemos y saltemos hasta lo más alto,
hasta que el sol nos queme, hasta que
rocemos la comprensión
y consigamos nuestro propio perdón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las Aparicio...

Parejas de Serie...

El matadragones que tenía el corazón pesaroso...