Las debilidades del ser humano


El ser humano.
Si tuviese que definir qué es el ser humano diría que es un cúmulo de contradicciones y de casualidades, una montaña de debilidades y de virtudes. Un misterio por el que, a veces, merece la pena luchar. Y digo a veces porque en ocasiones el ser humano puede ser o muy tonto o muy cruel.

Mucha de la tontería del ser humano radica en sus debilidades, me atrevería decir que el ser humano carece de dos cosas, bueno carece de más pero las  más importantes para mi son:

1. La capacidad de apreciación de las cosas/persona, es decir, valorar lo que se tiene antes de perderlo
2. Descuidar aquello que parece que siempre está.

En verdad ambos puntos están muy relacionados, casi se podría decir que son lo mismo pero es verdad que a veces puedes valorar algo pero no cuidarlo aunque es raro que eso suceda. Venga, voy a unir el mismo punto y voy a añadir una tercera (segunda) debilidad.

2. La importancia de los detalles.

Es curioso como a veces nos acostumbramos a lo bueno, a la constancia de algunas personas, a las buenas acciones de aquellos que nos quieren, a creer que la gente siempre estará pero ¿Y si el siempre no dura para siempre? ¿Y si el siempre es un concepto que uno debe construir? Aquí es donde entran los detalles.

El siempre se forma con pequeños detalles, con el día a día, con la preocupación, el interés. Tendemos a creer que todo vale, que cuando nos quieren tal y como somos ese amor siempre perdurará, que podremos hacer lo que nos plazca que esa persona siempre nos querrá porque nos acepta tal y como somos, con nuestros defectos y nuestras virtudes, con nuestros días y nuestras noches y sí, en parte, es así, hoy por ti, mañana por mi pero todo tiene un límite, todo lo que se tensa demasiado se rompe y el ser humano, egoísta por naturaleza, se olvida que con pequeños gestos puede hacer muy feliz a una persona, demostrar su cariño por ella, su interés, hacer que la otra persona se sienta querida.

Y todo está en los gestos.

Gestos que no cuestan,  que no requieren de un tiempo que no tienes, gestos como una llamada de teléfono, un whastapp preguntando por ese concierto al que tantas ganas tenías de ir, por tu primer día de trabajo, una respuesta a ese comentario, un simple me gusta a sus actualizaciones, un doble check, un "visto a las 14:34", un ahora estoy contigo y dejo el móvil para mirarte a la cara y verte sonreír y sonreír contigo, un abrazo en ese momento donde tu mundo parece tambalearse, un "¿qué tal?", un "buenos días", una cara sonriente. Un querer, porque todos sabemos que quien quiere puede y eso está más que demostrado.

Cuando uno deja de tener esos detalles, cuando pasa de todo es cuando comienza a descuidar, a menospreciar los pequeños detalles que los demás tienen hacía su persona. Y entonces llega lo temido, cuando el siempre se convierte en el nunca, cuando lo que nunca creíste posible sucede y es que esa persona desaparece. Y ahí, con su ausencia es cuando descubres que realmente te importaba, que no era una persona más, que te sumaba, que la querías más de lo que creías. Sí, sobrevivirás porque nadie es imprescindible en la vida y quizá reacciones a tiempo y puedas recuperarla o no.
Pero yo me pregunto ¿por qué llegar a esa situación? ¿por qué no intentar remediarlo?
Sabemos lo que los demás necesitan de nosotros, si esas personas están en tu vida será porque merecen la pena ¿no? si es así ¿por qué echarlas? ¿por qué no empatizar?

Otra cosa que me resulta curiosa es lo de "no esperar nada de nadie". Esperar no es lo mismo que exigir, ni que pedir, pero es inevitable no esperar cuando siempre te han dado algo, es inevitable no creer que cuando estás mal tu pareja, tus padres y tus mejores amigos van a estar ahí cuando se lo pidas, es inevitable no esperar que te abracen si lo dices, es inevitable ,y no es malo, esperar de los demás, no es malo creer que las personas que quieres y que te quieren van a estar ahí incluso, desde mi opinión, me parece muy triste que no esperes nada de esas personas que siempre han estado ahí, las que te han demostrados que te quieren. Me resulta hasta una falta de confianza y de menosprecio hacía aquello que las personas están dispuestas a hacer por ti. Puede parecer egoísta lo que digo pero no, no van por ahí los tiros porque todo esto que digo ha de ser recíproco, uno debe tener esos detalles, estar dispuesto a hacer,  querer para poder.

Y hablando de egoísmo, detesto esos mensajes de autoayuda que últimamente leo y veo por todos los lados, esos mensajes de "haz lo que te de la gana pero que te haga feliz", eso sí es ser egoísta. En esa frase, por ejemplo, yo leo "tu felicidad está por encima de todo, el resto da igual sólo importa que tú seas feliz".

Volvemos a lo mismo, tu felicidad está en ti pero tu felicidad no deja de afectar a los demás. A veces nos olvidamos que vivimos en una sociedad, que somos animales sociales que necesitan de los demás y los demás necesitan de nosotros, que compartir también da felicidad, que amar a los demás y no sólo a nosotros mismo engrandece a la persona, que el amor en todos sus significados es cosas de dos, no de uno, que la individualidad es buena pero no en todos los casos, que tener una red social es necesario y terapéutico, que somos humanos no máquinas, que el corazón late con cada motivo, que la independencia es maravillosa pero ser independiente no significa pensar sólo en ti.

A veces se nos olvidan demasiadas cosas y otras veces recordamos demasiado. La vida es complicada, el ser humano un poco más, quererse y querer a los demás es mucho más sencillo de lo que creemos, sólo hay que intentarlo.
Quererse a una mismo no es más que saber dónde está nuestro límite y no sobrepasarlo  y querer a los demás ayuda a alcanzar esa felicidad tan ansiada por el ser humano, por todos y cada uno de los miembros que conforman nuestra sociedad.

Así que quieran y quiéranse.

Comentarios

hevistounovni ha dicho que…
tienes razon en esos puntos
nos acostumbramos a todos y SIEMPRE perdemos justo lo que acabamos queriendo recuperar

de esas frases de autoayuda que yo tambien leo esta la que mas me corta la piel

"el que no quiso cuando pudo no podrá cuando quiera"

ZASCA monumental y real

y somos complicadetes, yo si pienso q hay q poner la felicidad d uno propio por encima de todo, pero luego a la hora de aplicarlo ya sabes que somos unas pardas las dos jajajajaja

eres enorme leila, de ti si que siempre seguiré esperando algo, siempre!!

Entradas populares de este blog

Las Aparicio...

Parejas de Serie...

El matadragones que tenía el corazón pesaroso...