Ir al contenido principal

Sin ti y sin mí...

Y decirte que me rindo, que me doy por vencida, que no soy capaz de derribar esos muros que levantaste hace tiempo.

Después de tantas batallas perdidas, de tantas derrotas desangradas comprendí que era tu lucha y no la mía,  después de sacarme todo lo que tenía, de devorar mi amor, de aspirar mi energía, de quitarme las ganas comprendí que ya era demasiado tarde para quererme.

Mis escasos sueños entregados a tu único objetivo, mis fortalezas convertidas en pequeñas trazas, mis ilusiones transformadas en tu afán de superación, mi dolor tu bastón, mi tiempo tu entretenimiento. 

Demasiado tiempo para luchar por lo inexistente, demasiados daños colaterales por una coleta, demasiados miedos creados de la nada, demasiado malestar por no estar.

Con el vacío de mi ser pero llena de miedos y rencores alcancé a comprender el por qué de la cosas, entendí el motivo de mi venda, y tras muchos tequilas logré zafarme de la tela que me impedía avanzar, continuar aquel camino que hacía años comencé con los nervios de quien inicia un viaje excitante y emocionante.

Tras muchas tormentas en tu soledad y en la mía, tras muchas tardes estancadas decidí que el rendirse no era de cobardes. Decidí que era hora de respetarme, de quererme y de dejar marchar aquello que me hería con cada palabra vacía, con cada ausencia de actos, con hechos dolorosos, con detalles egoístas llenos de dudas, de hierros y de llantos.

Finalmente vi que la balanza se inclinaba al lado del adiós, y  a pesar de que intenté por todos los medios que no fuera así; me desembaracé de mi amor propio, me dejé humillar por tus miradas, permití que me usaras como un niño, me abandoné y me creí que no merecía más que dolor. A pesar de todo ello el adiós pudo más que... en el otro lado no había nada que mereciera la pena.

Permití que el tiempo pasará a sabiendas que el resultado final sería tu ausencia y la mía. Y así fue. Te dejé marchar y tu me perdiste sin apenas evitarlo, no sé si fue ignorancia o indiferencia.

Lo único que sé es que yo estoy sin ti y tu estás sin mí, que ambos decidimos que fuese así. No supimos querernos a pesar de todo el amor que nos profesábamos, hablamos demasiado y actuamos bien poco. Nos escondimos en nuestras letras y obviamos el daño provocado.

Demasiado perdón para tan poco corazón, demasiadas corazas para tan poco amor. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

El matadragones que tenía el corazón pesaroso...

Lección 1:A las personas no les molestan las cosas sino los puntos de vista que tienen acerca de ellas.
Ayer por la tarde me leí el libro de Marcia Grad Powers titulado: "El matradragones que tenía el corazón pesaroso". Me lo leí en una tarde, lo que quiere decir que no es largo, que no es pesado y que se lee rápido jejeje. Es el tipico libro que narra un cuento cuyo mensaje es de autoayuda. A mi, personalmente me ha gustado bastante, creo que hay mejores pero está bien. Es del estilo de "El caballero de la armadura oxidada" y " La princesa que creí en los cuentos de hadas", este último es también de Marcia G.P.
Las ideas que transmite el libro, desde mi humilde punto de vista, creo que son muy típicas, en el sentido de que a todos se nos ha ocurrido eso alguna vez en esos días en los que nuestra vena filosófica sale a luz. Aunque a veces es necesario recodarlas para poder ponerlas en práctica y conseguir una mejor calidad de vida. ¿ Se puede conseguir una m…

Parejas de Serie...

"Hay amores eternos que duran un sólo instante" Hoy voy a dedicar mi blog a las historias de amor de televisión que más me han marcado, las que más me han emocionado, enseñado, enganchado y mil cosas más. Mi ranking, que consta de 10 parejas, no tiene ningún orden, es decir, que la primera pareja no es la que más me ha gustado ni la última la que menos. Cada historia tiene connotaciones para mi porque cada historia tiene un momento diferente.
La primera de todas: Max y Liz ( Roswell)

Aquí comenzó mi obsesión por las series, mi obsesión por los personajes de ficción. Fue una de las parejas mas románticas y con una tensión sexual no resuelta increible. Se trataba de una joven, Liz, que se enamora de un hibrido ( medio humano-extraterrestre) que es Max y éste de ella. El problema es que a pesar de que quieren estar juntos no saben las consecuencias que eso puede acarrear así que como es de esperar hasta que se dan el primer beso pasa mucho tiempo. Aún recuerdo ese primer beso jaja…

Las Aparicio...

" Una mujer entera no necesita medias naranajas"


Las Aparicio es la nueva serie-telenovela de Argos. Se estrenó el pasado 19 de Abril en México en la Cadena Tres ( a las 10.00pm) y sólo puedo decir una cosa: Me encanta!!!
A modo resumen, porque tampoco quiero alargarme demasiado, comentaré que la serie trata de tres generaciones de mujeres que comparten una extraña tradicion familiar:
todas han quedado viudas en circunstancias extraordinarias; todas dan a luz exclusivamente a niñas
.
A partir de esta premisa se desarrrollan diferentes tramas, todas ellas relacionadas con temas actuales, controvertidos y con cierto toque femenista. aunque sinceramente, no me parece que  sea tan femenista. Desde mi punto de vista, la serie simplemente hace hincapié en la importancia de la independencia de la mujer. Para ello se apoya en los cuatro personajes principales: Rafaela Aparicio ( la madre) Alma Aparicio, Mercedes Aparicio y Julia Aparicio (las hijas de Rafaela).
Sin embargo, no puedo …