Cambiando la realidad...

No quiero escuchar lo que me tienes que decir. Hace tiempo que preferí vivir en la ignorancia. En un estado de no saber, sin información, sin datos, sin sinceridad.
Nunca fui feliz sabiendo lo que sabía, guardar tantos secretos era una mortificación para mi. Nunca nadie se puso en mi lugar, nunca nadie se molestó en preguntarme si yo quería saber ese secreto, si quería conocer la verdad de las emociones, los miedos de la verdad o la inseguridad de la mentira.
Nunca quise ser el recipiente del absolutismo, aquel que recoge cada nota, sonido, letra, silencio y apodo y los mezcla para dar una realidad. Nunca quise ser el creador de la realidad.

Y aún así lo fui. Cada noche recibía miles de ingredientes que debía combinar para crear tantas realidades como personas, porque sí, queridos humanos, la realidad no es única ni absoluta. La realidad es como el tiempo, es relativa, depende de quien la viva, de quien la sienta y como la energía, ésta no se destruye, se transforma. 

Sí, la realidad se transforma, cambia como tu quieras que cambie pero no se hace de la noche a la mañana, ni deseándolo con fuerza, ni creyendo que el Universo conspirará para ello. Si quieres que la realidad cambie lo primero es modificar los ingredientes básicos que conforman tu realidad: tus creencias y tu actitud.

La creencias son los pilares en los que construimos toda nuestra realidad, alguna de éstas son falsas creencias o están basadas en prejuicios y estereotipos, muchas veces, por culpa de esas creencias, de esos prejuicios dejamos pasar experiencias únicas o peor aún personas únicas.
Lo primero es romper esas creencias, destruir esos pilares aunque eso signifique empezar de cero, aunque todo por lo que habías luchado parezca que no haya servido de nada ( en el fondo sabes que sí, que ha sido de gran utilidad)

Y después, está la actitud, la actitud es la forma que tenemos de ver la vida, de afrontar los problemas, existen tantas actitudes como personas y por ende como realidades.  En función del tipo de realidad que quieras tendrás que adquir una actitud u otra, que deseas vivir en una drama constante, sé un drama queen, que prefieres verlo todo de color de rosas, sé excesivamente positiva.

La actitud es el generador del cambio, el detonante, el comienzo de la ruptura de nuestra realidad. Es como ponerse una gafas nuevas. Imaginate que siempre, desde que naciste, has visto el mundo borroso, para ti eso es lo normal, tu realidad es así porque no has visto otra, te hablan del HD pero no sabes qué es, no notas diferencia alguna pero un día, tu cerebro hace click y tras muchos años decides echarle valor e ir a un óptico, cambias tu actitud conformista; es lo que hay, por una aventurera; quien no arriesga no gana y ¡decides!. Decides romper con esas creencias de que las gafas son anti estéticas, que las lentillas hacen daño, que no ves tan mal, que llevas toda la vida así y no ha pasado nada y finalmente te pones unas gafas graduadas y entonces... tu realidad: ¡Cambia! ahora todo es HD.

Así es como se cambia la realidad con un poco de actitud y creencia en uno mismo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las Aparicio...

Parejas de Serie...

El matadragones que tenía el corazón pesaroso...