Nuestras últimas palabras

Recorro tu piel con la convicción de que esta vez será la última vez.  Hemos llegado al final de nuestros días, tus susurros desaparecen entre tus cabellos y tus caricias se esconden en mis sábanas para no marcharse al olvido mientras que nuestros recuerdos se amontonan en un pequeño tarro de cristal para no perderse, temen que sus vidas se extingan con la misma fragilidad que tus “te quiero”

Mi voz se respalda en mis actos para no pronunciar los sonidos que ambos deseamos oír y mi estómago se encoge apresando  cada una de las mariposas que aún sobreviven en  mi interior. Quiero retenerlas por si algún día vuelves pero no lo harás, tus días acabaron en el mismo instante en que tus ojos dejaron de sonreírme, la nada nos atrapo y el silencio de nuestras miradas desaparecieron con el rubor de tus mejillas. Desaparecimos tras el primer adiós, tras la última pelea, tras el último resquicio de nuestros ser.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las Aparicio...

Parejas de Serie...

El matadragones que tenía el corazón pesaroso...