Una historia de mil...




Sólo el frío la hacía llorar. Hasta que la conoció. Y todo cambió.
Su edad se convirtió en soledad.
El tiempo en apremio.
La ilusión en colisión.
Y sus días en una hilera de desencantos enredados.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Las Aparicio...

Parejas de Serie...

El matadragones que tenía el corazón pesaroso...