Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2013

Amancia

Cabizbaja, con el cuerpo escondido entre telas roídas, Amancia, mira a escondidas la llegada de los niños al colegio. Un par de mujeres de apariencia de bien, la observan con desdén y desprecio. Una pequeña joven de ojos claro se acerca con seguridad a ella, en su mano sostiene una pequeña piedra azul, mirando de reojo a su madre, quien habla entretenida con otro grupo de mujeres, le entrega a la anciana la turmalina. Amancia agradecida asiente con la cabeza, la niña la sonríe y le susurra que a partir de ahora las cosas serán diferentes. Ella quiere creer en las palabras de la niña pero sabe que ella es tan sólo… eso, una niña, una inocente infante con apenas nueve años vividos, sus ojos, del mismo azul que la piedra que le acaba de dar, parecen mostrar otro mensaje, le indican que ha vivido más de lo esperado, que la piedra no es sólo turmalina. Son sólo sensaciones piensa Amancia; ¿por qué una niña iba a tener razón? ¿qué sentido tienen aquellas palabras? ¿por qué irá bien todo a par…