Defendiendo Anatomia de Grey...

"All of these lines across my face, tell you the story of who a I am."


Han pasado más de siete años desde que Shonda Rhimes y todo su equipo se iniciaron en este proyecto conocido como "Anatomia de Grey"
Recuerdo como la "Cuatro" que era sólo un bebé en el mundo de la televisión apostó por ella y emitió sus primeras temporadas en prime time.



Temporadas que fueron avaladas por la crítica y por los propios espectadores, historias capitulares  bien resueltas, tramas personales, subtexto en cada caso clínico, drama dosificado, comedia. 
"Anatomia de Grey" poseía todos los ingredientes para ser considerada una de las mejores series en el panorama televisivo, sin embargo, con el tiempo, la marcha de personajes, las idas y venidas de algunas tramas provocaron un desgaste en la audiencia, los más fieles, que no son pocos, se mantuvieron al pie del cañon, convencidos de que esa "bajada de nivel" seria temporal, que Meredith y Cristina volverían a ser las de siempre, que el drama sería más creíble... pero la espera se alargó.

Después de tres temporadas llenas de suspense, de emociones, de historias, después de tres temporadas donde los personajes fueron evolucionando, las tramas comenzaron a ser insulsas.
A pesar de no tocar demasiado la "esencia de la serie" algo no andaba bien, personajes capitulares que parecían ser regulares pero que luego no lo eran, tramas que no parecían estar justificadas, decisiones de actores etc. Un cúmulo de circunstancias hicieron que la 4º y 5º temporada fueran las peores de la serie, a su vez, ambas temporadas, generaron una pérdida de seguidores y lo más importante de esperanza.
Aquellos seguidores que continuaron viendo la 4º temp creyendo que la serie mejoraría desistieron, pocos (aunque no tan pocos) fueron lo suficientemente estoicos como para soportar la tempestad durante dos años. Sí, dos años, finalmente, en la sexta temporada todo pareció volver a su cauce.

Después de unos maravillosos e increíbles últimos cinco minutos del último capítulo de la 5º temporada, muchos de nosotros (me incluyo en eso nosotros) recordamos por qué adorábamos y adoramos "Anatomia de Grey". 
Shonda, los actores, tenían y tienen esa capacidad, ese talento de hacer que un capitulo totalmente mediocre se convierta en menos de cinco minutos en uno de los más recordados.

Shonda puede rizar mucho el rizo, no lo discuto pero muy poco gente tiene su habilidad para rizarlo de tal forma que te cautive, que te encoja el corazón.
Pero no es sólo el guión o la interpretación de los actores lo que hacen de las escenas, escenas míticas, es la música y el montaje, la reflexión que te deja al final de cada episodio.
Son los personajes, su crecimiento lo que hace que después de años sigamos pendiente de sus historias.


No podemos pretender, si queremos realismo o algo de credibilidad, que después de todo lo vivido por cada personaje, que después de siete años éstos no cambien, no varíen, no podemos pretender que la Cristina de la 9º temporada sea la misma que la de la 1era temporada y lo mismo sucede con el resto de personajes. 
Las personas no somos constantes, cambiamos en cada situación, maduramos con los años, los personajes aunque sean de ficción deben cambiar porque nosotros cambiamos.

¿Qué quiero decir con todo esto? Pues que entiendo a todas aquellas personas que dejaron de ver "Anatomia de Grey", entiendo sus quejas, sus críticas y sus opiniones, pero al igual que Anatomia 4º temp" no era Anatomia 2º temp, Anatomia 6º temp no es Anatomia 4º temp.
A pesar de no tener tantas buenas críticas, a pesar de no tener tantas nominaciones en los diferentes premios. "Anatomia de Grey" sigue contando con un elenco de actores impresionantes, con unos guiones muy bien estructurados, con personajes muy bien construidos y con un montaje y BSO excepcional.
Y aunque cierto es que quizá peca de melodramática "Anatomia de Grey" sigue conquistando al público, sigue teniendo una audiencia fiel que se reúne cada jueves frente al televisor.
Grey continua emocionando y entreteniendo sin faltar a la inteligencia del espectador, que es lo que a mi principalmente me interesa.


Y como punto final añadir que a nivel individual la incorporación de Jessica Capshaw como Arizona Robbins ha hecho que la seria ganará puntos. 
En este sentido no soy nada objetiva y ni si quiera lo voy a intentar como lo he intentado antes jajaja.El personaje de Arizona me resulta maravilloso.

Arizona representa todo lo opuesto al Seattle Grace, Meredith era un personaje oscuro, desesperanzado, negativo, la comicidad de la serie procedía de la ironía y del sarcasmo de Christina, del propio drama, hasta que apareció Arizona, la cirujana pediátrica que va en patines por el hospital, con sus gorros de mariposas, sus sonrisa con hoyuelos y su gran optimismo.
Para mi Arizona y por tanto Jessica fue el nuevo aire que necesitaba Anatomia de Grey, sí que es verdad que no es que tuviera un gran protagonismo en sus primeras apariciones y aunque el personaje estaba pensado para ser un capitular tuvo tan buena acogida que Shonda decidió convertirla en alguien regular y menos mal que lo hizo porque tras la marcha de Izzie su presencia en el show me resultó de lo más necesario.

Y sí, lo admito, Arizona Robbins es uno de los principales motivos por lo que continuo viendo y defendiendo "Anatomia de Grey".


Comentarios

Entradas populares de este blog

Las Aparicio...

Parejas de Serie...

El matadragones que tenía el corazón pesaroso...