Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2009

Buscando razones de miedo...

Imagen
Foto: Sheila Sánchez García Yo soy una montaña rusa que sube, que baja, que rie, que calla... confusa, me dejo de llevar... La noche vacía te acompaña en mitad de la soledad del aire. El viento acaricia tus labios y la niebla te roza la piel regalándote una sensación de frío. Sigues sin nada, sin emitir ningún tipo de sonido ni de grito. Apenas te atreves a dirigir la mirada hacia un horizonte, temes no encontrarlo, a alzar la cabeza y observar que no hay mundo, que no hay vida. Miedo, eso es lo que sientes, lo que temes y lo que saboreas, de nuevo, ese miedo que tanto conoces, que tantas veces te ha visitado durantes estos últimos años. Un miedo atroz que te amordaza, que te intimida y te amenaza. Niegas de su existencia, te gusta creer que ese mal vivir es tuyo, que tu eres la causa directa y no el daño colateral de una mala emoción, de un mal paso, de un error. Quieres compadecerte, sentir el dolor del fracaso así como el olor, no quieres luchar, ¿para qué? Piensas. Rendirte, es la s…

Caminos sin rumbos...

Imagen
" Y desde la oscuridad sale la luz" Se le rompe la voz en un grito sordo, su labio inferior tiembla en señal de miedo y sus ojos se bañan de lágrimas. Sin creer lo inevitable alza la vista para mitigar el llanto mientras toma aire con pesadumbre, temiendo entrar en ese estado de alteración y excitación donde uno no sabe qué le sucede ni los motivos por los que está ahí.
Siente la presión a su alrededor, y en ocasiones, la amordaza bajo el manto del miedo, la ata con cuerdas de pánico y la calla con silencios abruptos. Hay días en los que lucha, en los que intenta desprenderse de todas esas emociones, de recuerdos dolidos y de corazones rotos. Hay días en los que intenta levantarse, no rendirse y continuar caminando por las vías de su vida aprovechando cada tren, cada ventana abierta y cada parada aunque no esté estipulado en su horario planificado. Sin embargo, también existen los otros días, aquellos que amanecen nublados, fríos y húmedos, aquellos que quisieras borrar, o mej…

Aferrada...

Imagen
“ Hay quien dice que no existe un dolor peor que el olvido pero duele más el no poder olvidar”
Foto: Sheila Sánchez García

Aferrándote a los recuerdos, murmuras entre sollozos todas aquellas palabras que un día oíste. Aturdida por el resultado de los acontecimientos, te dejas guiar por el recorrido de tus lagrimas. Ni si quieras sabes como llegaste a ese punto y menos aún cómo salir.
Desalmada por el agudo dolor, dormitas en los breves momentos que el tiempo te permite olvidar y, sin embargo, sigue vivo, el motivo, la razón por la que el despertar se vuelve tan atroz.
Te he visto cerrar los ojos y hablar con el silencio esperando una respuesta que te ayude a apaciguar ese dolor sordo, no obstante, también te he visto sonreír. Una sonrisa leve, instintiva pero una sonrisa. Sigues creyendo que el fin está próximo, que los días se convierten en noches, que el tiempo se acaba… y tu con él. Y, sin embargo...siempre te olvidas de que los días sin noche no son días, que el tiempo es relativo y q…