Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2008

Tristeza en las sonrisas...

" Y sustituimos el sentir por el fingir" No sé que cómo acabará este año 2008 pero espero que no como comenzó.
Han pasado ya dos meses desde que, con restos de uva en la boca, gritamos: FELIZ AÑO!! Y desde ese momento todo ha ido de mal en peor...Y no me refiero a mí, sino en general.
Cada día que pasa veo más tristeza por la calle, en los telediarios, en mis amigas. Suspiros de agotomiento, palabras asqueadas. La gente, "mi" gente, está cansada, exhausta... y yo también. Lo malo, que ninguna tiene fuerzas para dársela a la otra...Sentimientos de desperanza, de impotencia invaden el ambiente.Llantos en silencio, lágrimas sin motivos, un gesto, una mirada sin brillo y una sonrisa forzada. Todo continua, aparentemente, igual pero en el fondo de todas se encuentra esa sensación de fracaso, de añoranza ¡Cuanto dariamos por volver a la infancia! por vivir sin preocupaciones, sin problemas...
Como dice la canción Pérdida sin vida continuando un camino que no sabemos si quere…

K-ótico...

Diátesis Un trozo de carne abandonado en el descampado del asfalto:
Hedores embriagadores, vidas caidas, corazón sin razón, ruidos dormidos, miento al viento.
Recuerdos perdidos, ira raida, pavor en el vapor, hadas torturadas, sueños pequeños, días sin vías, condenada a la nada.
Todo en un mismo sentir.

Fama ¡ A bailar!...

Nunca desistas de un sueño. Sólo trata de ver las señales que te lleven a él.
La verdad es que he dudado un poco a la hora de elegir tema para el post. No sabía si comentar la quinta temporada de The L word o comentar uno de mis mayores vicios televisivos, y por primera vez no se trata de una serie jejeje, sino de un reality. Lo reconozco, siempre me han gustado los reality, aunque no todos, igual tiene que ver con eso de estudiar psicología y analizar el comportamiento de la gente... no lo sé, el caso es que me gustan, o por lo menos GH y OT. Además de mi aficción a este tipo de programas también me encanta el baile y por tanto la música o al revés, da igual. No, no soy una balarina, ni si quiera se me da bien, mi inteligencia cinestesica-corporal es nula pero eso no significa que no me guste bailar :)...Así que después de todo esto era de esperar que me encantará y me engachará a Fama...Sí, me gusta Fama. Además me encanta el formato que tiene, eso de que todos los días haya una gala…

La espera...

La muerte no es más que un sueño y un olvido

Muero abrazada a la oscuridad, soltando el último aire a lo sueños rotos que me rodean clavando con lentitud sus sutiles púas en mi costado desnudo. La sangre envuelve mi cuerpo y me protege del viento helado que rasga mi piel. La lluvia limpia la calle en la cual me recuesto adormecida por el cansancio de la caída. Y muero, lentamente, sin prisa, sin pausa.

Muero en la penumbra de mi cuarto, sentada junto a las letras de canciones que significaron algo. Me cubro con el manto de la música esperando a la muerte que se aproxima. Reconozco su presencia y su ausencia, añoro su compañia cuando se aleja de mi cuarto. Deseo y temo acercarme. Ya está aquí. Llama a la puerta ¿La dejo pasar?. Dudo, tiemblo...Una voz, una frase.

¡Entra!

Errores inequivocos...

"La verdad de los hechos se acumulan en el alma de los recuerdos"
A veces se cometen errores y no sabes porque. Intentamos justificar nuestros actos con argumentos vacíos pero llenos de palabras, olvidándo, así, las razones de porque fue un error. ¿Cuándo se convirtió en un error? ¿Cuándo dejamos de hacer lo correcto? En ocasiones, no se encuentran explicaciones, ni motivos, simplemente, ocurre, sin saber cómo, sin saber porque. Sin embargo, te lo cuestionas ¿En qué momento pudiste evitarlo? Porque siempre hay un momento, por muy efímero que sea, aunque sólo dure una décima de segundo, siempre hay un momento. Un momento en el que puedes elegir. ¿Cuándo fue ese momento? Nos martirizamos buscando ese momento, ese segundo que pudo habernos cambiado la vida, deseándo, a su vez, no encontrarlo nunca, para que la culpa no nos corrompa, para que el error se convierta en inevitable y sea más fácil de perdonar, para intentar arreglar aquello que rompimos...para justificarnos. No obst…